jueves, marzo 23, 2006


¿Esperábamos algo mejor?

Cuando vivimos en un mundo donde la novela diaria, es una guerra absurda, viciosa, y mortal para todos los involucrados, añado desmoralizante para el planeta. Donde el juego predilecto de los jóvenes es matar y ver sangre a diestra y siniestra-claramente me refiero a los electrónicos- y la esquina del barrio, es el hogar de crianza, ¿Qué podemos esperar de la juventud de hoy?, ¿que sea sensible a la muerte, al dolor ajeno, a la poesía, a la naturaleza, que respete a su prójimo? ¿Quién es su prójimo, el que le pega, el que lo ignora, el que le paga la droga, el que comparte sus intereses, el padre que lo abandona a su suerte?

Creo firmemente en que todos hemos fallado de alguna u otra forma. No me extraña tampoco, que los más adultos seamos ridiculizados por ellos, irrespetados, y hasta agredidos. Los hemos agredido mas profundo a ellos, los hemos sometido al destierro emocional, al silencio, a la esquina caliente, al punto, a la muerte.
La adultes física se distancia de la emocional por mucho, cuando se tiene un trasfondo poco estable, cuando a nadie le importo el dolor, las inquietudes, las dudas, las alegrías, las cualidades.

Si deben entender que la manera de vivir en una sociedad, es respetándose ellos al respetar a los demás, pero no se les dio las herramientas, se le dieron armas, y ahora, tenemos que convencerlos de que esa no es la manera, pero no lo hacemos con respeto, si no con armas, ¿entonces?

No se cual es el punto de encuentro, tampoco se si hay disposición, pero de lo que estoy seguro es de que es urgente.
No todos son iguales, pero todos son nuestra responsabilidad.

3 comentarios:

Griselle dijo...

Hemos puesto en sus manos estrategias de violencia, juegos electrónicos de violencia y la niñera permanente, la tv y ahora nos quejamos de la falta de sencibilidad de nuestros jovenes.

Besos y abrazos

Lord Picis dijo...

Decir lo contrario seria engañarnos, y peor aun, seria darle nuevamente la espalda.
Gracias Griselle!!!!!!!!!

Goddess dijo...

LA violencia engendrara mas violencia, eso es un hecho, entonces tratemonos con amor, con palabras dulces. todo lo que sembramos vuelve a nosotros...