jueves, enero 18, 2007


Arrojo

Arroje al viento mis más queridos deseos. Si, parece locura, quizás algo de eso haya. Arroje esos que he guardado por décadas, aunque se sienten como milenios, por que así se sienten, añejos, rancios, maduros. Tal vez sea por eso que recordarlos me embriagan, me trasladan a un mundo donde solo yo decido, que existe y que deja de ser.

Arroje al viento los aromas, los dulces, los agrios, los innombrables, esos que me dejaron las mañanas húmedas en soledad, las noches húmedas en compañía, las tardes soleadas y las de lluvias incesantes. Esos aromas a guayaba madura, de aliento dulce y jadeante, de rechazos y reclamos, de rió y mar, de cuerpo y suelo.

Arroje al viento mis miradas, las arroje con descaro, por que fueron sinceras, por que fueron aceptadas, por que no lo fueron. Las arroje sin mirar, para no tener una más que arrojar. No se que rumbo tomaron, tal vez el que toman aquellas, que se empeñan en posarse sin premura, pero contundente.

Arroje al viento mis latidos, los que me dejaron sin aliento, por que su latir retumbó universos, los que derritieron mis ojos, por que su palpitar me hirió carne y alma. Los arroje por insistentes, los lance con furia, con desespero, con esperanza. Su ultimo palpitar rozó mis dedos, y se lleno de escalofríos mi ser.

Arroje al viento mi voz, la arroje en silencio. Oculte mis oídos con mis manos, ignore sus últimas palabras, pues sabia que tendría una dulce manera de convencerme de lo contrario. No quise escuchar más. No podía escuchar más, esas palabras de amor frustradas, esos versos hablados al oído extraño, esos sollozos y voz quebrada.

Los arroje y lo haría una y mil veces, por que se que llegaran a mi nuevamente, por que son lo que soy, aunque comience de nuevo, aunque recorra surcos nuevos. Aunque lleguen nuevos deseos, nuevos aromas, nuevas miradas, nuevos latidos, nuevos versos.

7 comentarios:

Manny dijo...

Yo una vez arroje una botella al mar con una nota que decia: Si lees esto, llama a este telefono y pregunta por Manny. La cosa es que alguien llamo a casa y era un viejito. El viejito me pregunto: Tu eres Manny? Yo le dije que si y me dijo que tenia la botella y si por llamar habia recompensa. Yo le dije que no y me engancho.

Hay gente interesada en esta vida por dinero... yo estoy pelao... viejo loco jaja

Lord Picis dijo...

JEJEJE...¿Que se puede hacer? Hay gente para todo.

marli dijo...

hola lord: este manny tiene cosas de cosas, mira pienso que cuando dejamos ir y arrojamos parte de nuestro ser, regresa de algún modo sé que si regresa por experiencia y por la vida. Así que si arrojamos amor, este regresa. Si arrojamos paz, esta regresa y si por lo contrario derramamos odio y rencor y violencia eso regresa.
tan tan tan jiji eso es lo que pienso.
bueno será hasta la próxima
marli

Yolanda Arroyo Pizarro dijo...

Lord, deja ir... hace falta, pero como duele.

Yiara Sofía dijo...

Ahhh, que respiro tan profundo me incitó tu escrito. El hecho de arrojar y despojarse de toda atadura es tan liberador. Aunque luego regresen. Pero si no regresaran, no tendriamos constancia de los vivido y hasta las cosas menos buenas las vivimos para crecer. Te sigo leyendo...un abrazo enorme!!!

Lord Picis dijo...

Hola Yolanda! Así es, dejare ir, si no lo hago, no seré libre.

Lord Picis dijo...

Hola Yiara, me alegra saber de esa sensación que te causa mi escrito. Cierto es lo que dices, creo que la vida se trata mucho de reiteraciones, de todo tipo. Un bumerán de emociones.