sábado, noviembre 08, 2008

Siesta de medio dia

Escuche un tumulto a lo lejos, y avance para saber de que se trataba, mientras mas cerca estaba de la fuente de tanto alboroto, mas curiosidad me embargaba.

De repente vi gestos conocidos, escuche vítores ancestrales, las caras tenían un mismo gesto, las palabras ecos del pasado. Me detuve exhausto y descontento, me arrepentí por el tiempo malgastado, de la esperanza acuñada. Solo era otro gremio y sus dichosas veladas.

No vi rostro trascendentales, no vi sospechas celadas, solo la mímica cruel, de miles que a uno sumaban. Di la espalda con desden, maldije lo llano, las mentes vendidas, abrigue preguntas, coseche corajes, y emprendí sin rumbo, sin rastro, sin idea.

3 comentarios:

debysss dijo...

suele pasarme lo mismo tan seguido, que ya la sensacion de dejabu se fue perdiendo
besos y abrazos, Debra

debysss dijo...

hasta en el otro lado del mundo, no? aca tambien pasa, soy Argentina

Lord Picis dijo...

Hola Debra, gracias por tu visita y comentario. Sin duda la la sensación de la que hablamos no tiene patria, naturaleza humana supongo.

Y estoy en el Caribe, no es tan lejos : )

Abrazos!!!!!